En días como estos, no tiene mucho sentido escribir sobre lo de siempre, pero creo que sigue teniendo sentido escribir. Todos estamos en esto y tenemos una labor fundamental, quedarnos en casa. Para esos momentos están surgiendo muchas iniciativas que traten de hacer más llevadera esta cuarentena. En una de ellas participo con un humilde relato inédito, que aparece entre las páginas virtuales de la nueva revista Claustrofobia que publica Ediciones de Humo. El cuento se titula Lo que me dijo el amanecer y si puede desconectar de esta mierda al menos unos minutos, bien estará. La descarga de la revista, en formato PDF, es totalmente gratuita y viene cargada de talento joven y descarado. También se puede donar algo en la página. Muchas editoriales y librerías lo van a pasar mal, me temo, pero confío en que esa resistencia natural que siempre han tenido ayude una vez más. Nos seguiremos leyendo.